En busca de la comodidad perfecta para cascos

El objetivo permanente de los diseñadores e ingenieros Mavic en el desarrollo de los cascos es la búsqueda de la comodidad perfecta.

Una de las claves para conseguir la comodidad ideal en un casco es reducir los puntos de presión y las zonas de incomodidad en contacto con la cabeza. El objetivo es conseguir un casco tan cómodo que permita olvidar que se lleva puesto.

1. Todo empezó con un poco de anatomía…

Antes de proponer soluciones, los ingenieros MAVIC investigaron para conocer lo mejor posible la cabeza, analizando sus zonas sensibles. La superficie de la cabeza está recorrida por arterias, venas y nervios (Figura 1). Llevar un casco puesto puede afectar en todos estos puntos y zonas sensibles a la presión, provocando por tanto una sensación de incomodidad o malestar.

Durante los esfuerzos de larga duración, a veces en condiciones meteorológicas extremas, estos puntos incomodos pueden convertirse rápidamente en muy molestos, y ocasionar dolores, rozaduras o recalentamientos.

Con el fin de permitir a los ciclistas que puedan concentrarse únicamente en sus resultados, los ingenieros MAVIC decidieron trabajar para identificar estas zonas críticas en la cabeza.

Figura 1 – Localización de las arterias (en rojo), venas (en azul) y nervios (en amarillo) de la cabeza.

 

Al observar el reparto de las arterias, venas y nervios, se puede imaginar fácilmente que algunas zonas serán más sensibles que otras a la presión.

2. Estudio de las zonas de incomodidad

Para poder confrontar la teoría con la realidad, los ingenieros de MAVIC han desarrollado un medio de evaluación de las zonas sensibles de la cabeza. Se trata de un casco de delgado –de poco espesor- equipado con jeringas que llevan en su extremo un pistón, destinado a ejercer una presión localizada sobre la cabeza (Figura 2).

 

 

Figura 2 – Dispositivo de pruebas con los pistones

 

El sistema se activa gracias a un distribuidor neumático y un dispositivo de selección que permite elegir fácilmente los pistones a accionar (Figura 3). Este aparato, configurable a voluntad, permite por ejemplo seleccionar un solo lado de la cabeza, una zona determinada o incluso un solo punto concreto sobre el que presionar.

Figura 3 – Dispositivo de distribución de la presión

 

Así, los probadores pueden indicar en una escala de sensaciones el nivel de presión (Figura 6), de incomodidad o de dolor percibido en cada una de las zonas solicitadas (Figura 4 y 5). Gracias a esto se pudo dibujar un “mapa” preciso de las zonas sensibles, de la cabeza y de la intensidad de la molestia sentida por cada probador (Figura 7).

Figura 4 – Localización de las zonas de presión medidas: hemisferio derecho (PD)

Figura 5 – Localización de las zonas de presión medidas: hemisferio izquierdo (PI)

Figura 6 – Escala de evaluación de las zonas de malestar

Figura 7 – Nivel de malestar en las zonas de presión evaluadas

3. Reducción de los puntos de presión

Una vez obtenida –gracias a numerosos probadores- la base de datos de las zonas sensibles de la cabeza, los ingenieros y diseñadores de MAVIC analizaron y tuvieron en cuenta los nuevos datos para organizar las diferentes secciones del casco, evitando así al máximo el contacto con las zonas más sensibles.

La situación y la forma de los puntos de apoyo del casco sobre la cabeza fueron optimizadas desde la creación de los primeros diseños y maquetas, así como en el diseño y estudio asistidos por ordenador (CAD) de los cascos (Figura 8).

 

 

Figura 8 – Estudio asistido por ordenador de un casco MAVIC

 

Sin embargo, para poder asegurar durante el esfuerzo una buena sujeción lateral y longitudinal del casco, las zonas de contacto del casco con la cabeza son inevitables. Por tanto, es obligatorio minimizar el nivel de presión percibido en estas zonas de contacto.

La primera solución que vino a la mente de los ingenieros MAVIC fue reducir al máximo el peso del casco, lo cual, como efecto inmediato, reduce la presión de los puntos de contacto sobre la cabeza.

El ejemplo más claro de este aspecto en la gama de cascos MAVIC es el Cosmic Ultimate II (Figura 9), con su mínimalista peso de solo 210 gramos en la talla M (54-59 cm). Sin comprometer para nada la seguridad, eso sí, pues pese a sus 210 gramos este casco ultraligero cumple sin embargo las normas europeas (CE) así como las aún más severas y difíciles normas americanas (CPSC).

 

 

Figura 9 – Casco MAVIC Cosmic Ultimate II

 

4. La tecnología Live Fit

Con el fin de llegar aún más lejos en la reducción de las zonas de incomodidad del casco, los ingenieros MAVIC han creado el concepto LIVE FIT.

Al intercalar espuma de uretano LIVE FIT (XRD Poron) entre el casco -en poliestireno expandido- y las tradicionales almohadillas desmontables (Figura 10), han logrado obtener una adaptación perfecta de las zonas de contacto del casco con las diferentes formas de la cabeza.

 

 

Figura 10 – Corte del casco MAVIC Crossmax Pro provisto de la tecnología LIVE FIT

 

La característica elástica del LIVE FIT permite que se adapte fácilmente a las diferentes formas de cada cabeza (Figura 11), pero a la vez también regresará a su estado inicial, resultando así más duradero en el tiempo. De esta manera no hay perdida de elasticidad de la espuma LIVE FIT, incluso tras las salidas de mayor duración. La comodidad de los casco MAVIC equipados de la tecnología LIVE FIT se mantiene elevada durante toda la vida útil del producto.

Figura 11 – La tecnología LIVE FIT se adapta fácilmente a todo tipo de perfil

 

La estructura de células abiertas de la espuma LIVE FIT (Figura 12), le confiere una excelente transpirabilidad, lo cual garantiza un secado más rápido de las almohadillas situadas entre la cabeza y la espuma LIVE FIT.

Figura 12 – Células abiertas de la espuma XRD (LIVE FIT)

 

Otra característica importante de la espuma LIVE FIT es su formidable capacidad de absorber los choques (Figura 13), lo que participa activamente en la seguridad del casco. Este tipo de espuma se emplea, además, en los equipamientos protectores de los deportes de contacto intenso, como en el futbol americano.

Figura 13 – Comparación de la absorción de choques entre la espuma LIVE FIT (derecha) y espuma clásica EVA (izquierda)

 

El trabajo de los diseñadores e ingenieros de MAVIC, asociado a las excelentes características de la tecnología LIVE FIT, han permitido que los cascos MAVIC hayan alcanzado un elevadísimo nivel de comodidad.

 

 

Hoy día, la tecnología LIVE FIT se utiliza en el 60% de la gama de cascos MAVIC a través de dos conceptos:

  • LIVE FIT SL en los cascos de carretera ultraligeros de la gama COSMIC.
  • LIVE FIT para los otros cascos de la gama (MTB y carretera).